¡Celebramos 40 años de servicio!

3 Dic, 2018 - INA

La historia del Nuevo Amanecer es un claro ejemplo de que la sociedad regiomontana hace algo más que caridad, está comprometida con su comunidad y lo demuestra a través de actos de justicia social.

El darle oportunidades a las personas con discapacidad significa trabajar por sus derechos, por una sociedad incluyente; porque merecen estudiar en una escuela, tener un trabajo digno y ser parte de lo cotidiano en ámbitos como los deportes, el arte y la participación ciudadana.

La unidad de todas las personas que han hecho posible que un sueño que empezó en 1978, esté edificado y se haya superado a sí mismo 40 años después, le transmite a todo aquel que nos conoce algo único en México: un mensaje de fraternidad, amor al prójimo, respeto e inclusión.

Estamos convencidos que sólo lo que se hace desde el corazón permanece, crea verdaderos impactos y trasciende de la manera en que esta Institución lo ha hecho, no nada más en la vida de los beneficiarios, sino de todos los que se han involucrado. Este año, el Nuevo Amanecer llegó a su 40 aniversario porque está hecho desde los miles de corazones que conforman esta familia.

Esta es una obra de amor que debe llenar de orgullo a todo benefactor, estudiante, colaborador y a todas las familias por no rendirse y trabajar día a día por hacer valer los derechos de sus hijos. Este esfuerzo lo podemos disfrutar en los logros de cada niño con parálisis cerebral que ha pasado por aquí, logros resultado del amor y la generosidad de nuestra comunidad.

Gracias por apostarle al Nuevo Amanecer, son esas acciones las que levantan a la humanidad, derriban barreras preestablecidas y sanan el alma. Tengan la confianza de que estamos dejando un gran legado. Celebremos los primeros 40 años.